Historia

El Convento de Nuestra Señora del Carmen tiene sus antecedentes en el siglo XIII, en el eremitorio erigido por los carmelitas en la margen derecha del río Aragón. Éste, por motivos de estrategia, en tiempos de guerra con Castilla, fue demolido en parte en 1378 y, tres años después, comenzó a construirse el actual Convento del Carmen, en un lugar que ellos consideraron más seguro. Durante la francesada sirvió de cuartel. Exclaustrados los religiosos en 1.835, fue destinado en 1.842 a hospital y en 1.882, se hicieron cargo de él las Hijas de la Caridad.

La iglesia sin culto desde hace muchos años, es de estilo gótico, presenta planta rectangular y cabecera plana. Su única nave está cubierta con ocho tramos de cañón apuntado sobre arcos transversales, apoyados en ménsulas. A ambos lados se abren seis capillas con tribunas superiores. La Portada de medio punto consta de seis arquivoltas que apoyan sobre baquetones provistos de capiteles corridos con escenas de la Virgen, el escudo de Navarra, fieles y guerreros.

De la misma época es el claustro, con arquerías lobuladas y de planta cuadrada. El sobreclaustro de ladrillo es del siglo XVII. A finales de los años 80, se comenzó la restauración del edificio y en la actualidad es sede de la Escuela Municipal de Música  “Juan Francés de Iribarren”.

El inicio de las obras de la Iglesia del Carmen data de 1995. El promotor de esta iniciativa fue el Ayuntamiento de Sangüesa/Zangoza. La Institución Príncipe de Viana del Gobierno de Navarra, teniendo en cuenta la singularidad y valor patrimonial de este edificio, elaboró un estudio global de las obras a realizar en el que se incluía además de la rehabilitación del edificio, la ordenación del espacio interior de forma que la iglesia se adecuase como Auditorio. Será finalmente en 1998 cuando la rehabilitación y adecuación del convento como Espacio Escénico se dé por terminada.