Cultura



El ayuntamiento de Sangüesa/Zangoza viene trabajando en los últimos años en la puesta en valor de su patrimonio documental con la ordenación de los fondos de su archivo histórico y la digitalización de algunos de los documentos más antiguos en él custodiados.

Con la celebración del 900 aniversario de la fundación de la ciudad por delante, el ayuntamiento solicitó al Archivo General de Navarra la restauración y digitalización de uno de los libros más antiguos conservados en estas dependencias, que data de la época medieval. En concreto se trata de un Libro de Pregones (fechado entre 1611 y1628) que contiene a su vez un Libro del Tesorero (de 1571 a 1572). El trabajo de restauración ha sido realizado dentro de las acciones de protección del patrimonio documental prestadas por este servicio a entidades externas al Gobierno de Navarra. 

La intervención

La intervención realizada por el Archivo General ha consistido en la limpieza superficial de las cubiertas y el cuerpo de ambos libros, su hidratación en cámara de humectación, teñido y costura del pergamino, alisado de pliegues, unión de grietas y desgarros, costura de legajos y rectificación de la curvatura del lomo. Una actuación que se hacía especialmente necesaria debido al delicado estado de conservación del ejemplar, que una vez tratado ha sido devuelto al ayuntamiento de Sangüesa y depositado en el archivo municipal.

Con la digitalización de este documento se garantiza además su preservación y se posibilita su consulta en las dependencias municipales. Por su parte, el Archivo General de Navarra pone a disposición de los investigadores una segunda copia digital a través de los equipos habilitados en su sala de consulta.

Un proyecto con continuidad

La actuación sobre el citado libro forma parte del proyecto que el ayuntamiento de Sangüesa/Zangoza viene desarrollando desde el año 2020, con el objetivo de acometer en distintas fases la digitalización de la documentación más antigua conservada en el archivo municipal.

Así, desde el año pasado se encuentran disponibles para su consulta en formato digital un documento del año 1407 relativo al impuesto del vino, así como distintos Autos del siglo XVII o los libros más antiguos de acuerdos de pleno del ayuntamiento, el primero de los cuales data del año 1525, además del título de ciudad otorgado por el rey Carlos II en 1665, un documento manuscrito en ocho hojas de papel que fue restaurado y digitalizado por el Archivo General en 2015, con motivo de cumplirse 350 años de su concesión.