Medioambiente



Estudio hecho por la concejalía de Asuntos Sociales, Sanidad y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sangüesa / Zangoza

DESCRIPCIÓN
La calidad del aire debe reunir unas características que vienen determinadas por la legislación, de tal manera que la salud humana y los ecosistemas no se vean perjudicados por los contaminantes que puedan existir en el aire que nos rodea. Para medir la calidad del aire se establecen redes de vigilancia, compuestas por un conjunto de estaciones en las que se mide en tiempo real la concentración de diversos contaminantes mediante analizadores automáticos y por un centro de recepción y control de datos desde donde se supervisa el funcionamiento de las estaciones y se validan los datos. Entre estas redes se encuentra la Red de Control de la Calidad del Aire de Navarra en la que los contaminantes que se miden son dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NO y NO2), ozono troposférico (O3), monóxido de carbono (CO), benceno y partículas en suspensión (PM10 y PM2.5). Además se miden parámetros meteorológicos como velocidad y dirección del viento, temperatura, humedad relativa, presión, radiación y precipitación.

Red de Estaciones de Control de Calidad del Aire. http://www.navarra.es/home_es/Temas/Medio+Ambiente/Calidad+del+aire/Estaciones/Red/

La red de control de la calidad del aire del Gobierno de Navarra dispone de las siguientes estaciones:
• Estación de Pamplona-Iturrama
• Estación de Pamplona-Plaza de la Cruz
• Estación de Pamplona-Rotxapea
• Estación de Alsasua
• Estación de Olite
• Estación de Leitza
• Estación de Tudela II

Igualmente están integradas en la red tres estaciones privadas cuya titularidad corresponde a Iberdrola Generación Térmica S.A. y a EDP España, S.A.U. (estaciones de Tudela y Funes) y a Acciona Energía, S.A. (estación de Sangüesa)
• Estación de Sangüesa-Zangoza
• Estación de Tudela
• Estación de Funes

La estación de Sangüesa fue instalada en los Pozancos por Acciona Energía titular de la Planta de Biomasa a la vez que se construyó dicha planta en el Polígono Industrial. Cuenta con estos aparatos:
Equipamiento
Analizador de ozono Teledyne API 400E
Analizador de NOX Teledyne T200
Analizador de SO2 Teledyne T100
Analizador de PM10 Metone BAM 102

En la tabla siguiente comparamos los datos de las medias mensuales de los meses de marzo y abril de 2019 y 2020.
Los datos correspondientes a 2020, recogidos de la página de Calidad del aire del Gobierno de Navarra, deben ser todavía validados.

Fecha Dióxido de azufre (µg/m³) Dióxido de nitrógeno (µg/m³) Partículas en suspensión < 10 µm (µg/m³) Ozono (µg/m3) Monóxido de nitrógeno (µg/m³) Oxidos de nitrógeno (µg/m³)
2020
Media Marzo 2,66 6,16 11,03 58,70 2,40 9,93
Media Abril 2,1 3,96 8,5 50,43 2,3 7,66
2019
Media Marzo 6 9 13 55 2 12
Media Abril 6 9 13 59 2 12

Hemos comparado los datos de los meses de marzo y abril de 2020 con los mismos de 2019 lo que demuestra que el confinamiento y la reducción del tráfico en la zona de Sangüesa ha tenido como consecuencia una mejora de la calidad del aire a pesar de que la mayor parte de industrias de la zona, consideradas esenciales, no han paralizado ni reducido su actividad.
En la Red de Control de la calidad del Aire en Navarra se recogen los datos de los contaminantes de la tabla. No son todos los que se emiten, en nuestra ciudad echamos en falta la medición de partículas en suspensión <2,5 ya que su pequeño calibre hace que sean más fácilmente inhaladas por las personas por lo que aumenta su perjuicio a la salud.
Los vehículos de gasolina, según la web clicacoches.com, emiten monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, hidrocarburos y compuestos de plomo. Por su parte, los vehículos diésel emiten partículas de hollín, hidrocarburos no quemados, óxidos de nitrógeno y anhídrido sulfuroso.

Principales contaminantes:

  • Dióxido de Carbono (CO2): Es más habitual en los vehículos de gasolina y está presente en el medio ambiente (los humanos lo emitimos al respirar y las plantas lo necesitan para la fotosíntesis). Sin embargo, un exceso de este gas provoca el efecto invernadero (los rayos del sol entran en la atmósfera pero no vuelven a salir por lo que la Tierra se recalienta). La consecuencia es el desequilibrio en los ecosistemas y los cambios en las estaciones.
  • Óxido de Carbono (CO): Más habituales en los gasolina que en los diésel. El monóxido de carbono y anhídrido carbónico se producen cuando la combustión no es completa por exceso de carburante o falta de oxígeno en la mezcla. Su exposición excesiva conlleva envenenamiento. Y sirva como ejemplo que es el causante de cientos de muertes cada año por el mal funcionamiento de calderas o braseros tradicionales.
  • Óxidos de azufre (SO3): Son restos de azufre existentes en los combustibles, algo más habitual en la gasolina que el diésel. Su presencia cada vez es menor ante los cada día más avanzados procesos de refinamiento de los carburantes. Son altamente tóxicos y son los responsables de la lluvia ácida que se produce en algunas ciudades.
  • Benzopirenos: Más habitual en los motores diésel, son partículas que proceden de estos combustibles que son menos refinados que la gasolina. Se les considera muy cancerígenos y responsables de la formación de nubes tóxicas en las ciudades.
  • Restos de Hidrocarburos (HC): Son partículas de hidrocarburos que no han combustionado y están presentes tanto en los gases procedentes de motores gasolina como diésel. Son tóxicos y provocan enrojecimiento en los ojos, reacciones en la piel y problemas respiratorios.
  • Óxidos de Nitrógeno (NOx): Son varios y con diferentes composiciones, pero se representan habitualmente con una única fórmula (con una x que engloba a varios números). Surgen por una mala combustión en el cilindro, por la alta presión en los cilindros y por una mala mezcla del combustible, de ahí que sean más habituales en los motores diésel que en los de gasolina, aunque su presencia en los tubos de escape en los últimos propulsores está creciendo en los últimos tiempos por la sobrealimentación. Si se unen al oxígeno o la humedad resulta el NO3 (muy peligroso) y HNO3 (un ácido que destruye el ozono y que provoca el efecto invernadero).
  • Ozono: Otro de los contaminantes cuyos datos se miden en las estaciones de la Red de Navarra es el ozono troposférico (O3) El ozono es un gas con un alto poder oxidante, que en concentraciones elevadas tiene efectos adversos sobre la salud humana y la vegetación. A las personas nos afecta a través de la respiración por lo que factores genéticos, edad, afecciones respiratorias… nos hacen más sensibles a sus efectos. Durante los episodios de elevada concentración de ozono se desaconseja la práctica de actividades físicas, y en especial durante las horas centrales del día, ya que al aumentar el ritmo de la respiración se incrementa la entrada de ozono en los pulmones. Su mayor o menos concentración en la atmósfera está directamente relacionada con el tiempo meteorológico, tiene su origen principalmente en las reacciones químicas que se producen en la propia troposfera a partir de otros contaminantes (compuestos precursores), que reaccionan bajo la acción de la luz solar (reacciones fotoquímicas). Por eso el ozono es un contaminante secundario (no se emite directamente como resultado de una actividad concreta) de origen fotoquímico: aumenta en los meses de mayor radiación solar por lo que el Gobierno de Navarra desde el 1 de junio y hasta el 30 de septiembre desarrolla la campaña de vigilancia de los niveles de ozono troposférico, para dar cumplimiento a la exigencia del Real Decreto 102/2011 relativo a la mejora de la calidad del aire, a la de informar a la población en caso de superación del límite de información o del límite de alerta a la población.