Actualidad



Como cada Navidad, hemos podido visitar los belenes que los miembros de la Asociación de Belenistas de Sangüesa han instalado en distintos puntos de la ciudad.

Tal y como expone Charo Jaso, su presidenta, estos años la pandemia ha marcado el ritmo de trabajo. Normalmente comenzaba allá por el mes de marzo, cuando comenzaban a idear los nuevos montajes, empezar con la construcción para poder descansar los meses de verano y retomar en octubre con el montaje de las distintas instalaciones bastante numerosas.

“Se instalaban belenes en la residencia de Sangüesa y en la de Lumbier, en el Centro de 0-3, en las Parroquias, el Ayuntamiento…“  En esta ocasión las circunstancias han obligado a reducir esa lista. Como apunta Charo han colocado distintos belenes en ambas parroquias, en el local de las Amas de casa y otro en un escaparate de la calle Mayor, algo testimonial y adaptado a la situación. Lo que refleja también las ganas e intención de seguir con este trabajo cuando sea posible.

Un paseo por Sangüesa ha podido servir para hacer ese recorrido, acércanos a la plaza de la Abadía a ver el gran belén instalado por el Misterio de Reyes y la brigada de obras municipal o los que han colocado en sus locales de negocio distintos profesionales, artesanas o familias enteras.

Y es que el belenismo tiene una larga tradición en Navarra y en Sangüesa tal y como conocimos en la charla de Aitor Ortiz el pasado día 23 en la Casa de Cultura. Aunque en la vertiente mediterránea  existen belenes, como el de Jesús de Palma de Mallorca que data de 1536, de mayor antigüedad, en Navarra no tenemos nada anterior al reinado de Carlos III y Amalia de Sajonia que popularizaron el belén en su reino. Este belén napolitano gustaba a las clases altas y el rey lo hizo accesible a todos sus súbditos instalando en 1760 en el  Palacio Real uno con 500 figuras que ocupaba varias estancias.

En Navarra no existen manifestaciones artísticas efímeras de belén, las que se instalan y desinstalan cuando pasa la época. El más antiguo es el del Convento de Recoletas de Pamplona, un belén “de vestir” guardado en un armario del siglo XVIII. A la Virgen se le cambiaba a diario el vestido según el calendario de Adviento y cuenta con tres juegos de Reyes Magos de menor a mayor tamaño que se iban sustituyendo conforme llegaba la fiesta de la Epifanía e iban ganando importancia.

Fue una charla interesante, comentó Aitor, por ejemplo, cómo se popularizó enormemente el llamado “belén olotino” cuyas figuras eran creadas en talleres de la localidad catalana de Olot, es su proyecto, realizar un inventario de belenes olotinos en Navarra como parte de ese patrimonio inmaterial al que contribuyen numerosas personas movidas por la unión de arte, fe, tradiciones aprendidas en el seno de la familia y dedicación.

Así se recoge en el documental “El Belén tradicional en Navarra” que se proyectó a continuación de la charla en el que participaron los belenistas sangüesinos: Tere Izquieta, Rocamador Navallas y Eladio Leoz cuyos belenes, instalados en sus casas han ido ganando prestigio entre las personas aficionadas de distintas procedencias, también son visita muy muy recomendada además de agradecida.

No son todos, la tradición belenista de Sangüesa es extensa, pero si no has podido salir de casa al final tienes fotos de algunos belenes instalados estas navidades.

Sirvan estas líneas también para agradecer, como Ayuntamiento de Sangüesa / Zangoza y por ende, en nombre de toda la ciudadanía, la labor que realizan las diferentes asociaciones culturales para que la Navidad Sangüesina sea tan especial, desde el Olentzero hasta el día de Reyes.

Ikastola, Colegio Público Luis Gil, Asociaciones de Padres y Madres, Amas de Casa, Auroros, Asociación Cabalgata de Reyes, Coral Nora, Misterio de Reyes, Asociación de Belenistas, Gaiteros y grupo de metales, charanga Eskartxa, Asociación Banda Municipal de Música de Sangüesa / Zangoza, Asociación Fotográfica de Sangüesa / Zangoza, Asociación de Comerciantes, Escuela de Música Juan Francés de Iribarren, brigada de obras y policía municipal, residencia municipal San Vicente de Paul y tantos y tantos sangüesinos y sangüesinas que aportan su tiempo, trabajo e ilusión en estas fechas.

¡Gracias! Eskerrik asko!