Medioambiente



Agenda 2030

Juan Tomás Alcalde y Antonio Vilches.

El nóctulo mediano (Nyctalus noctula) es una especie de murciélago muy escasa en toda la península ibérica: tan sólo se conocen seis agrupaciones de esta especie, tres en Navarra (Pamplona, Sangüesa-Javier y Milagro). La escasa información sobre la misma y el descenso del número de individuos y refugios registrados hasta la fecha, ha incrementado la preocupación sobre su conservación en nuestro territorio. Por estas razones el Catálogo de Especies de Fauna Amenazadas de Navarra, aprobado por el DECRETO FORAL 254/2019, de 16 de octubre, la recoge como especie en peligro de extinción.

En desarrollo de las acciones previstas en su Agenda 2030, el Ayuntamiento de Sangüesa-Zangoza cuenta con dos biólogos para realizar el seguimiento y conservación de la población de nóctulo mediano: Juan Tomás Alcalde (presidente de la Asociación Española para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos, SECEMU) y Antonio Vilches (perteneciente a la asociación ambiental ARDASKA). Para ello el Ayuntamiento ha obtenido una ayuda del Gobierno de Navarra en la convocatoria de Subvenciones a Entidades Locales para la ejecución de proyectos de su Plan de acción local de la Agenda 21.

 

El Nóctulo mediano es un murciélago que busca refugio en los huecos de los árboles maduros. Normalmente se encuentra en los bosques de ribera de los tramos medios y bajos de los ríos, donde el agua circula despacio y encuentran los insectos de los que se alimentan. Los árboles que utiliza como refugio, son habitualmente ejemplares de gran porte y edad, de especies de rápido crecimiento y maderas blandas, como los álamos, chopos o plataneros, donde encuentra numerosos agujeros de pájaros carpinteros. La zona de Cantolagua contaba con varios ejemplares maduros de álamos que ofrecían refugio a esta especie, si bien en la actualidad su número se ha reducido a unos pocos ejemplares En los últimos años no se ha realizado un seguimiento detallado de la población, pero se sospecha una disminución  de su número. Por esta razón, urge conocer con detalle qué árboles siguen siendo utilizados por esta especie y cómo favorecer su mantenimiento y expansión.

Para ello, el estudio a realizar durante 2020, comprende:

Medidas para mejorar el conocimiento de la especie: cartografiar todos los árboles con oquedades en Cantolagua e identificar cuáles de esas oquedades son ocupadas por nóctulos medianos, distinguiéndolos de otras especies de murciélagos que también viven aquí pero son más numerosos.

Actuaciones encaminadas a la divulgación: el 25 de septiembre se ofreció una charla a cargo de Juan Tomás Alcalde, en la Casa de Cultura, para un reducido número de interesados e interesadas. A pesar de las limitaciones impuestas por la actual situación sanitaria, los asistentes a esta charla informativa casi completaron el aforo permitido en estas circunstancias.

 

 

Y el día 1 de octubre se realizó una jornada de revisión de las cajas nido colocadas en el tramo final del barranco de Undués, junto a Javier. En este grupo de refugios, se realizaron labores de mantenimiento, como la mejora del acceso a los refugios mediante podas de ramas que bloquearan el acceso a las cajas, así como de limpieza de las mismas. Durante la revisión se identificaron tres especies distintas: nóctulo mediano (Nyctalus noctula) (primera foto), nóctulo pequeño (Nyctalus leisleri) (segunda foto, un macho y varias hembras) y murciélago enano (Pipistrellus pipistrellus) (tercera foto). El índice de ocupación de las cajas revisadas fue del 80%.

Otra de las medidas previstas es la colocación, en el paseo de Cantolagua, de un panel  divulgativo, con información sobre el Nóctulo mediano y su situación en Sangüesa.

Actuaciones de conservación:

Con el fin de compensar la pérdida de árboles refugio y mejorar la situación de la especie, se plantarán álamos en la zona de Cantolagua y alrededores. Esta plantación tendrá un carácter participativo, siendo una actividad abierta al público. Además,  se llevará a cabo la colocación de 4 cajas refugio para nóctulos.

Finalmente, los técnicos presentarán al Ayuntamiento una propuesta concreta para la conservación de los nóctulos medianos y sus árboles refugio en Sangüesa.

Nóctulo mediano. (Nyctalus noctula)

En comparación con esas especies de las que hablamos más arriba, el nóctulo mediano tiene un tamaño considerable, de entre 35 y 40 cm de envergadura y de 25 a 35 g. de peso. Cómo decimos, es una especie arborícola que usa huecos naturales de los árboles como refugio, a diferencia de otras especies de murciélagos que viven en cuevas o en fisuras.

A pesar de lo que se cree sobre ellos, no son ratones, como parece indicar su nombre en euskara (saguzarra), ni tampoco son ciegos, de donde procede su nombre en castellano.

Los murciélagos son quirópteros un orden de mamíferos que surgió hace 55 millones de años, poco después de la desaparición de los dinosaurios. Desde entonces,  se han diversificado en más de 1.400 especies y colonizando todos los continentes, excepto la Antártida. De las 31 especies presentes en la península, veintiséis se encuentran en Navarra. Son mamíferos, y por lo tanto paren y amamantan a sus crías. Normalmente una por cada parto. Estas crías, se sujetan al vientre de su madre hasta que crecen lo suficiente para quedarse en grupos que forman guarderías, permitiendo así que las madres puedan ir a cazar.

En otoño, época de celo, las hembras se agrupan en torno a un macho dominante. Se alimentan abundantemente hasta aumentar un 30% de su peso y pasar hibernando la estación más fría, eligiendo para ello lugares tranquilos y con temperatura estable. En primavera se despiertan y es en ese momento cuando se produce la fecundación del óvulo. Para poder hacer esto, la hembra conserva  durante seis meses el esperma del macho.

El nóctulo mediano es una especie parcialmente migradora, donde la mayor parte de los individuos se desplaza entre sus zonas de cría en Centroeuropa y sus zonas de hibernada en la península, realizando así viajes de casi 2000 km para individuos de apenas 35 g de peso. No obstante, algunos ejemplares, especialmente los machos, permanecen todo el año en la misma zona, como parece ocurrir con los individuos que residen en Sangüesa.

Esta especie utiliza los grandes espacios abiertos para alimentarse, llegando a alcanzar los mil metros de altura en busca de grandes presas, como mariposas nocturnas y escarabajos, a los que puede triturar gracias a su potente dentición y fuertes mandíbulas.  La ecolocalización es lo más conocido de los murciélagos, capacidad que les permite  detectar a sus presas mediante ultrasonidos. Según parecen mostrar los estudios, esta técnica de caza la desarrollaron después de que aprendieran a volar, adaptándose a cazar en las horas en las que había menos aves que compitieran por las mismas presas o pudiesen cazarlos mientras buscaban alimento.

En un paseo veraniego por Cantolagua, podemos observar al crepúsculo cómo los pájaros diurnos van retirándose a dormir en los árboles, mientras que son sustituidos en el aire por las distintas especies de murciélagos, a los que podemos ver cazando mosquitos y otros insectos atraídos por la luz de las farolas. Un murciélago es capaz de comer 13000 mosquitos en una noche, lo pone de manifiesto su importante labor en el control biológico de plagas.

Los murciélagos son, en su conjunto, animales extremadamente vulnerables y extremadamente sensibles a los cambios en su  medio ambiente. A pesar de contar con muy pocos depredadores naturales, sus poblaciones menguan progresivamente como consecuencia de diferentes causas como la alteración de sus hábitats, la tala de árboles viejos, los tratamientos con biocidas, la colisión con aerogeneradores o el vandalismo.

Mediante este proyecto, mejoraremos el conocimiento de la colonia de nóctulo mediano en Sangüesa y contribuiremos a la conservación de uno de los mamíferos más escasos y desconocidos de nuestra fauna.