Ayuntamiento Sangüesa / Zangozako Udala

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
05 de marzo de 2022

Hacia el 8M, mujeres en Sangüesa / Zangoza: Esther Oyaga Iriarte, matemática, científica de datos

Foto noticia
  • Esther, has vivido y estudiado en Sangüesa, ¿qué recuerdos tienes de tu infancia?

Viví en Sangüesa hasta que fui a Bilbao a la universidad. Ahora vivo en Pamplona, pero son pocos los fines de semana en los que no vuelvo al pueblo a estar con la familia y amigas. Mi recuerdo de la infancia es bueno. El colegio, el instituto, la escuela de música, el baloncesto…una infancia tranquila y feliz.

  • Para los aficionados y para Sangüesa en general fue memorable cuando conseguisteis el campeonato de baloncesto…

Para mis compañeras y para mí también lo fue. El baloncesto ha marcado mi vida sin duda alguna. He hecho buenos amigos para toda la vida y he aprendido a ganar, a perder y a luchar por algo que te importa. Una de las temporadas, tuvimos la suerte de celebrar la final de la liga en casa. Mucha gente se volcó con nosotras, llenaron el polideportivo con pancartas y carteles, y hasta la txaranga se acercó a animar el ambiente del partido. Fue muy emocionante.

  • ¿Tenías claro que estudiarías Matemáticas o fuiste decidiéndote poco a poco?

La verdad es que las matemáticas me han gustado desde pequeña, pero no fue hasta el último año de instituto cuando se me ocurrió que podía estudiar esta carrera. No conocía a nadie que lo hubiera hecho antes salvo mi profesor de Matemáticas de aquel momento. Su apoyo fue un factor clave en mi decisión. Qué importante es encontrarte referentes con los que puedas sentirte identificado.

  • En el momento de escoger los estudios se pone en la balanza los gustos, la vocación y las salidas que esa carrera puede tener, la opinión de la familia también tiene relevancia ¿Cuál crees que debe ser el criterio para tomar la decisión?

La respuesta idílica sería la vocación. Sin embargo, cuando tienes que decidir qué camino tomar, todavía eres muy joven y no conoces todos los factores que hay que poner en la balanza para tomar esta decisión. Por ello, la ayuda de tu familia y tu centro de estudios es fundamental para conseguir un abanico de posibilidades amplio y realista y poder elegir con mayor criterio.

  • ¿Es dura la carrera? ¿Qué es lo que más difícil te resultó?

La carrera es difícil, pero preciosa. El mundo de las matemáticas es mucho más increíble de lo que se pueda creer y todo encaja a la perfección como en un puzle gigante.

Lo más difícil es el nivel de abstracción que se necesita para poder entender ciertos conceptos.

  • No es común encontrarte un logaritmo neperiano en el día a día ¿en qué parte de nuestra vida hay matemáticas?

Las matemáticas están mucho más presentes de lo que nos imaginamos. Son la base de prácticamente todo. La casa donde vivimos, las carreteras por las que circulamos, cualquier desarrollo tecnológico, etc. Un ejemplo concreto es el sistema que utilizan diferentes plataformas de entretenimiento, como Netflix, para hacernos recomendaciones personalizadas según nuestras características y las del resto de usuarios.

  • ¿Cuál es tu dedicación profesional en este momento? ¿Puedes explicarnos en qué consiste tu trabajo?

Soy Científica de Datos. Analizo grandes cantidades de datos para sacar conclusiones y conocimiento a partir de ellos, aplicando técnicas de modelización matemática, estadística e Inteligencia Artificial. Con esto se consigue optimizar procesos, automatizar tareas e incluso predecir sucesos, que permiten anticiparse a posibles problemas.

  • Hace unos pocos años que tú terminaste la carrera. Desde entonces, quizá antes,  parece que las mujeres que se deciden por ella son cada vez menos ¿A qué crees que puede deberse? ¿Se la recomiendas a las chicas que ahora tienen que tomar esta decisión?

Hay varios estudios científicos que hablan de este tema y la respuesta va ligada a la desigualdad de género que sufre nuestra sociedad, lo han denominado como “la regla de la modestia”. Las matemáticas han pasado de ser una carrera donde la salida profesional principal era la docencia (de ahí la mayor predisposición de mujeres a estudiarla) a ser una carrera con una salida profesional industrial con muchísimo potencial. Cuando las empresas comenzaron a demandar perfiles matemáticos y a darles valor y reconocimiento, fue cuando se produjo este giro en el perfil de estudiantes de matemáticas, pasando de ser una carrera bastante equilibrada a tener un mayor número de estudiantes masculinos. Os dejo un vídeo que hicieron desde la UPV/EHU que describe muy bien este fenómeno:

Sin duda alguna se la recomendaría a cualquier chica a la que le gusten las matemáticas. De verdad que es un mundo increíble por descubrir.

  • Y una vez conseguido el acceso al mundo laboral, las matemáticas en empresas ¿son pocas todavía?

Para nada. Los perfiles matemáticos están muy demandados en todos los sectores del mundo laboral y la oferta profesional es buena con miras de crecimiento.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo, cuál ha sido tu mayor reto y de lo que más satisfecha te sientes?

Me gusta sacar conocimiento oculto en los datos. Poder predecir eventos o sacar conclusiones interesantes ocultas hasta el momento.

Sin duda mi mayor reto ha sido realizar la tesis doctoral. (Esther se doctoró con la tesis: “Optimización de tratamientos con irinotecan y capecitabina en pacientes con cáncer colorrectal basada en técnicas de farmaconcinética e inteligencia artificial”) Fue una etapa complicada en la que compaginar el trabajo y la tesis fue difícil. Es una situación de estrés donde se unen incertidumbres, imprevistos y muchas horas de trabajo. Sin embargo, mereció la pena. Se siente mucha satisfacción al ver tu investigación publicada en diferentes revistas científicas sabiendo que estás contribuyendo con tu trabajo en el avance de la ciencia.

NOTICIAS RELACIONADAS

Facebook
Instagram
whatsapp