Otros Atractivos Turísticos

GeneralMuchos son los atractivos turísticos que envuelven Sangüesa; Histórico-artísticos como el Monasterio de Leire, el Castillo de Javier o la Villa zaragozana de Sos del Rey Católico; naturalísticos como las foces de Lumbier o los valles próximos del Pirineo, lo que hacen de esta localidad un lugar ideal para conocer Navarra en todas sus diversidades.

CASTILLO DE JAVIER

Cuna del patrón de Navarra, San Francisco Javier, Javier es un pequeño castillo fortaleza que tubo una gran importancia estratégica dentro del Reino de Navarra por su situación fronteriza entre Navarra y Aragón.

Sus orígenes se remontan a finales del siglo X cuando en la parte elevada de la Castillo de Javierlocalidad existía una torre de señales o de vigía. En torno a esta torre se irían levantando las diferentes dependencias del castillo quedando éste consolidado para el siglo XIII. La torre de señales pasó a ser la torre del homenaje del Castillo. En el siglo XV los padres de San Francisco Javier, Juan de Jaso y María de Azpilcueta, mandan construir otras dependencias, en una de las cuales nacería el Santo en 1506. En este espacio se levanta la actual basílica del castillo, obra realizada tras la restauración del castillo en el siglo XIX.

Cada año, coincidiendo con la fecha de su canonización, 12 de marzo de 1622, tiene lugar la popular peregrinación a Javier, conocida como “javierada”. Miles de navarros y foráneos se concentran en Sangüesa para realizar el vía crucis por los 8 kilómetros que nos separan hasta llegar a Javier y venerar la imagen del patrón de Navarra.

Fotografía cedida por el archivo fotográfico del Servicio de Tursimo del Gobierno de Navarra.

FOZ DE LUMBIER

Foz de LumbierLa “Foz”, cañón o desfiladero de lumbier toma su nombre del término municipal al que pertenece. Producida por la erosión del río Iratí a lo largo de millones de años, la foz de Lumbier es una foz pequeña y estrecha de unos 1.300 metros de longitud con un desnivel de unos 150 metros, pero no por ello es menos espectacular. Sus acantilados poblados de frondosa vegetación pueden ser observados al paso que realizamos el recorrido por su interior, hecho que le confiere una singularidad respecto a otras foces.

El trazado que hoy recorremos fue la vía del tren Iratí, primer tren eléctrico, que unió la línea de Sangüesa con Pamplona entre 1911 y 1955. Es una ruta señalizada que discurre junto al río y atraviesa la roca en dos ocasiones, dos túneles excavados en la roca para el paso del tren. El la salida de la foz llegamos a un puente del siglo XVI de un solo arco, destruido en el siglo XIX, conocido con el nombre del “Puente del Diablo” ya que su nombre se liga a una antigua leyenda.

Fotografía cedida por el archivo fotográfico del Servicio de Tursimo del Gobierno de Navarra.

MONASTERIO DE LEYRE

Monasterio de LeyreEnclavado en plena naturaleza, al pie de la sierra de la que toma el nombre, se alza el Monasterio de San Salvador de Leire. Monumento Nacional, a lo largo de los siglos ha sido corte real, sede episcopal y panteón de los reyes de Navarra.

Sus orígenes se remonten a la baja Edad Media, pero no fue hasta el año 842 cuando se tiene constancia del primer documento escrito sobre la abadía. El templo fue consagrado en 1057 y alcanzó su máximo esplendor en los siglos XI y XII. Vivió periodos de auge y decadencia hasta el siglo XIX que con la Desamortización de Mendizábal cayó en el olvido. Fue en 1954 cuando los monjes benedictinos de Santo Domingo de Silos llegaron para restaurar la vida monástica de Leyre.

Dentro de su recorrido turístico mención merece la Cripta del siglo XI que hace de sujeción de la cabecera de la iglesia románica. Otro de los elementos a destacar del monasterio es la Porta Speciosa, del siglo XII, perfecto pórtico románico que da ingreso a la iglesia.

Fotografía cedida por el archivo fotográfico del Servicio de Tursimo del Gobierno de Navarra.

SOS DEL REY CATÓLICO

Sos del Rey CatólicoConocida porque en uno de sus palacios naciera Fernando el Católico, esta localidad zaragozana se sitúa a tan sólo 13 kilómetros de Sangüesa.

Cabeza de la comarca de las Altas Cinco Villas de Aragón, conserva las características de atalaya fronteriza entre los reinos de Navarra y Aragón.

Los siete portales que se abren en sus murallas dan paso a estrechas calles de antiguo empedrado por las que el visitante caminará contemplando el armonioso conjunto de casas y palacios de piedra configurando un aire totalmente medieval.

El visitante, en su recorrido, deberá acercarse a través de la calle mayor o de Fernando el Católico hasta el Palacio de los Español del Niño, siglo XVI, para desde ahí visitar la Casa-Palacio de los Sada, lugar donde naciera el rey Fernando el 10 de marzo de 1452. una vez visitada la cuna de Fernando el Católico, retrocederá sus pasos para adentrarse en la plaza de la Villa. Lugar porticado donde antiguamente se situaba el mercado, hoy alberga la Casa Consistorial, siglo XVI, y el colegio Isidoro Gil de Jaz, siglo XVIII. Ascendiendo hacia lo alto de la Peña dejamos a un lado la lonja medieval de construcción románica para acercarnos hasta la iglesia de San Esteban, realizada en el siglo XI. Presenta planta románica y una cripta de tres ábsides semicirculares que soporta el peso de la cabecera de la iglesia, dando un aspecto monumental desde el exterior.

La arquitectura religiosa de la Villa se complementa con ermitas situadas en las cercanías. Entre ellas, cabe destacar el Santuario de Nuestra Señora de Valentuñana.

Fotografía cedida por Ricardo Vila y que pertenecen al Patronato de Turismo de Diputación de Zaragoza. Aragón, Espacio Sefarad.